La marcha feminista en Xalapa

Por Arely Alarcón Valladares

La lucha feminista no es algo nuevo; desde hace muchísimos años se han estado cruzando las calles con el dolor de las mujeres que luchan por las que ya no están.

Asistir a una marcha involucra muchos sentimientos, principalmente la nostalgia, además es algo que conmueve mucho. A pesar de ser algo muy cansado, es algo que vale la pena.

Quizá, aunque dudo mucho, algunas chicas afortunadamente no han pasado por momentos difíciles como otras pero aún así la energía de todas se siente y eso hace que nos sintamos acompañadas dentro de toda la marea violeta.

Creo que lo más importante es recordar el lugar en el que estamos y exigir justicia por los momentos que han formado de manera dura a la historia de las mujeres; de las familias que se han quedado sin sus hijas porque las han asesinado.

Afortunadamente, aún y a pesar de todo, seguimos exigiendo justicia y no venganza. Todavía nos queda mucho por recorrer, muchas marchas, muchas exigencias para que las leyes de apliquen contras las personas que han dañado la integridad de todas las mujeres. Todavía nos falta pero ninguna pared nos va a parar.

Palabras clave

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.