Cine, herramienta de reconstrucción de la comunidad: Eduardo Azouri

Xalapa, Ver.- José Eduardo Azouri Miranda, catedrático de la Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales (FCAS) de la Universidad Veracruzana (UV), combina su labor docente con una carrera como actor y productor de cine, que le ha otorgado reconocimiento nacional e internacional.  

Entre las producciones en las que ha colaborado se encuentran El silencio de Augusto, largometraje que obtuvo mención honorífica en La Gran Fiesta del Cine Mexicano de 2015, y Suéteres, cortometraje con el que fue nombrado mejor actor en el San Luis Film Festival de Arizona, en noviembre de 2021.  

Además de La cura, corto por el que obtuvo el premio al mejor actor en la quinta edición del Festival Internacional de Cine Ciudad Madero, y Están aquí, filme que ganó el premio a mejor cortometraje en el mismo evento, que congregó a 15 países participantes, entre los que están Rusia, Brasil, Argentina, Colombia y España. 

Eduardo Azouri mencionó que el último par de producciones partieron de la duda, ya que mientras el primer proyecto requería explotar un automóvil en el centro de Xalapa, el segundo aborda leyendas de terror de esta ciudad, género que es muy difícil de trabajar.  

Para sacar adelante estos dos proyectos fue fundamental la coordinación entre productores, autoridades gubernamentales y la iniciativa privada, y el talento y arrojo del director Miguel Polanco, de quien Azouri afirmó posee un “nivel grande de atrevimiento”.  

El cortometraje La cura narra qué es lo que pasaría si un investigador en una ciudad pequeña encontrara un antídoto contra un virus muy contagioso y mortal que se extendió por el mundo, y la probable reacción que las grandes farmacéuticas tendrían ante ello. 

El docente explicó que esta producción se grabó en diciembre de 2020 y busca brindar esperanza a todos los científicos que desde cada trinchera del planeta luchan por contribuir al bienestar mundial, aunque se opongan a los grandes intereses.  

Por su parte, la trama de Están aquí gira en torno a tres amigos que dialogan sobre las leyendas urbanas y tradicionales de la ciudad de Xalapa como La Tapacaminos, la muñeca de Las Ánimas y La Llorona, y las vivencias que le ocurren a uno de ellos debido a su incredulidad respecto al tema.  

Eduardo Azouri destacó la dificultad para realizar esta producción, ya que el terror es el género cinematográfico más difícil de hacer pues el trabajo puede resultar muy bien o convertirse en una comedia barata.  

Compartió que dentro del Festival Internacional de Cine Ciudad Madero, miembros de dos productoras de Oklahoma expresaron que es hermoso cuando un filme de terror rescata raíces históricas y brinda valor a las leyendas.  

Tanto La Cura como Están aquí participan actualmente en varios festivales, pero se espera que a partir de marzo de 2022 puedan ser vistas por todo el público, tanto en salas de cine como en televisión.  

Eduardo Azouri declaró que el cine es la forma más completa y actual para expresar historias que promuevan la sensibilidad, y el mejor vehículo para tocar el corazón de otro, visibilizar causas sociales, y reflexionar en torno a ellas por medio del diálogo y el debate. 

Enfatizó que es una herramienta de reconstrucción de la comunidad que puede ser explotada en la pedagogía, ya que la forma en que generaciones más jóvenes conocen la realidad es a través de producciones audiovisuales.  

“Cuando un estudiante universitario ve una película que aborda cuestiones como la sustentabilidad, la discriminación y la inclusión, puedes dialogar con él y hacerle ver si es incluyente en su vida y se encuentra abierto a la tolerancia y al diálogo”, afirmó. 

El catedrático mencionó que algunos de los mejores cineastas mexicanos como Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu fueron publicistas, y explicó que esto es debido a que el método te enseña a crear publicidad es similar al que te muestra cómo realizar una película.  

“Si algo nos hace falta a los que realizamos cine, son profesionales que aborden las relaciones públicas, que se dediquen a mover proyectos, gestionar entradas a festivales y buscar distribuidores, lo que abre un área de oportunidad gigantesca para los publirrelacionistas”, concluyó.  

Palabras clave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *