Fallece Enrique Rocha, ídolo de la telenovela mexicana

Redacción. Eureka Medios. La noche de ayer, Óscar Espejel confirmó el fallecimiento de Enrique Rocha, famoso actor de la televisión mexicana. Sin dar muchos detalles en torno al deceso del histrión, Espejel, quien ha acompañado a la familia en las últimas horas, compartió que Rochón contaba con buena salud y no tenía ningún antecedente clínico preocupante. Fue todo muy rápido y de manera natural, declaró Espejel.

Rocha, que este 2021 había celebrado sus 81 años, nació el 5 de enero de 1940 en Silao, Guanajuato. Descubrió su amor por el escenario desde muy joven y casi por pura casualidad, al suplir a Juan Ibáñez en la obra Despertar de la primavera. Fue a partir de ese momento que comenzó a involucrarse en más y más proyectos hasta conseguir su primer gran papel en la telenovela El mentira, de 1965. Con apenas 25 años, Enrique demostraría su prodigioso talento actoral.

El intérprete de El Privilegio de Amar y Las Vías del Amor cobró notoriedad principalmente por su voz, grave y varonil, así como por su habilidad para encarnar a personajes antagónicos. Este don lo llevaría a convertirse en el villano favorito de México y a conseguir 14 roles protagónicos, todo un récord en la historia de la telenovela nacional. Aunque cabe señalar que el porte del actor quedó inmortalizado en más de treinta proyectos televisivos.

Si bien fue un ícono de telenovela mexicana, Rochón no sólo se distinguió en la pantalla chica. También realizó grandes aportes para el escenario y la pantalla grande. Como actor teatral, destacó por su interpretación en Hamlet y en la adaptación de Noches Blancas, de Dostoyevski. Por otra parte, en el cine, relució en 2001 gracias a su actuación como Lucio para la adaptación cinematográfica de la telenovela para niños Serafín, papel con el que ganó el cariño y la admiración de los más chicos. Por supuesto, tampoco podemos omitir el estupendo doblaje que hizo para el personaje de la pantera Bagheera en el live-actión de El Libro de la Selva.

Sobre su juventud, el actor llegó a compartir: Tuve una fama de reventado, de vampiro de la Zona Rosa y ciertamente viví con intensidad, en mi departamento de la calle de Oslo, pero todo aquello se acabó, fue una especie de depuración para asumir con el tiempo una actitud pacífica… Fui un hombre nocturno, con desvelos y fiestas diarias. Era necesario para mi formación. Hay que pisar fuerte, tocar fondo y salir, sentenció Rocha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *