Intervención del viaducto: lo que no nos contaron

Yadira Hidalgo es la directora del Instituto Municipal de las Mujeres de Xalapa, el día de hoy me concedió una breve charla vía Zoom donde se externaron diversos puntos y posturas respecto a las recientes marchas conmemorativas al Día de Acción Global por un aborto Legal y Seguro, del pasado 28 de septiembre.

Yo: Como se ha sabido en estos días, la marcha por la despenalización y legalización del aborto fue el 28 de septiembre. Hubo marchas no solo en Xalapa, sino a nivel nacional y por todo el mundo. Primero que nada, quisiera saber desde su perspectiva, ¿cómo vivió la marcha de este pasado 28 de septiembre en contraste con la del 8 de marzo?

Yadira: Bueno, pues las marchas son distintas, el 8 de marzo se marcha para conmemorar toda la lucha hecha a lo largo de muchísimos años, de varios siglos de las mujeres para exponer y sobre todo reconocer toda la lucha que se ha hecho por nuestros derechos humanos. Es muy general y conmemoramos hasta donde hemos llegado durante muchos años por nuestras ancestras. Todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida: salud, derechos sexuales y reproductivos, participación política, estudios, en fin…

Pero el 28 de septiembre es una fecha muy específica. Lo que intentamos que se reconozca es el Día Global de la Legalización del aborto en América Latina y el Caribe, que aglutina a todas las mujeres que estamos a favor del derecho a decidir.

Desde lo personal, si hubo grandes diferencias. A esta última no fui porque estoy en pleno cierre de administración y no pude ir. Pero fíjate que, si hubo muchas cosas, el pasado 28 de septiembre recuerdo que empezamos apoyando una acción de unas compañeras de poner mantas a lo largo de la ciudad. No participé en la marcha, pero si estuvimos monitoreando. Mi hija me dijo que se complicó cuando llegaron al viaducto y fue de las veces que se rayó el viaducto.

De ese momento a ahora hay una gran diferencia porque el pasado 20 de julio se dio la reforma que reconoce el derecho a decidir de las mujeres y eso cambia por completo el panorama. Yo creo que las chicas manifestaron muy bien eso. Lo que yo vi en medios de comunicación fueron chavas festejando y bailando y claro que intervinieron el mural del viaducto, aunque es una intervención artística. Fue parte de lo que yo pensé que si iba a haber. Creo que la conmemoración de este año fue superior, aunque no hayamos podido ir todas.

Yo: Claro, realmente son procesos y luchas sociales que vienen de hace añísimos y han requerido demasiada paciencia. No logro imaginar el sentimiento que deben tener las mujeres que llevan años en el movimiento. Y platicando justo lo del viaducto, he visto que muchos medios han mostrado desacuerdo con los colectivos que “rayaron” el mural del viaducto. ¿Qué opina usted sobre esto?

Yadira: (se ríe) Pues como ahora no le dimos nota para decir que se rayó la Catedral, el banco, la oficina tal, pues ahora dicen de la intervención en el viaducto. ¡Pues si para eso era! Las chicas unidas del colectivo de la Facultad de Artes Plásticas, siempre lo dijeron así en los medios. En ningún momento se pensó que era una obra intocable. Yo solo vi en un medio notas así, claro que levantó mucho que decir. Lo que me preocupa más es que las personas no alcancen a comprender el grado de incidencia que tiene la ciudadanía. No es nada más para ver las cosas, sino para involucrarse con ellas y dejar su marca lo que hacemos las instituciones en compañía de la sociedad civil.

Estamos todavía en un proceso donde no entendemos ni apreciamos en su dimensión el ejercicio de las libertades ciudadanas. No nos cabe en la cabeza de que podemos ser libres de entrar al viaducto e intervenir un trabajo que está ahí y que se hizo de manera interinstitucional, la UV, el ayuntamiento, y la gente dice que es intocable porque lo hicieron las instituciones, y no. ¡Hay que cambiar esa visión! En ese sentido es a donde nos dirige el ejercicio de nuestros derechos humanos. A ejercer nuestras libertades con conciencia y responsabilidad de lo que conlleva hacerlo, pero parece ser que nos sigue causando problema entender esto. Lo que quiero dejar claro es que en particular me alegro mucho que el mural sirvió para eso, para que el movimiento feminista lo abrace, lo sienta suyo, lo intervenga, se reafirme y sobre todo se siga construyendo ese feminismo en Xalapa que tiene 35 años habitando nuestro municipio. Claro que vamos a hacer eso y más.

Yo: Claro, cuando hay un grupo que se atreve a reaccionar, a veces es más fácil para otros solo criticarlo en lugar de tomarlo como inspiración e involucrarse y tomar acciones en lo que nos compete como ciudadanos.

Yadira: Por eso ni hacerles mucho caso, mejor sacar otras perspectivas de esto. Realmente fue como: “Ay, no tenemos nota. Invéntate aquí el conflicto”, y la gente se va con la finta, eso se llama desinformación.

Yo: Entonces, a diferencia de los que intentaban generar conflicto con esto, no contraviene la idea original del mural, al contrario, usted considera que la empodera más.

Yadira: ¡Claro! Si para eso fue, si tu ves cualquier entrevista que dieron las chavas fue para decir “Ahí está, hagámoslo”, no se pintó con pintura Dior ni nada de esas cosas. Es algo para la ciudad y va a decir que va a hacer con eso. Yo así siempre lo veo, ellas nos dejaron un regalo desde su feminismo y forma de ver el arte y activismo desde lo que hacen y estudian. La ciudad decidirá que hacer con eso. En ese sentido, creo que el movimiento feminista de las jóvenes lo utilizó como debía: enriqueciéndolo.

Yo: ¿Pudiera decirme cuáles son algunas de las consecuencias sociales donde la Ley del aborto es altamente restrictiva?

Yadira: La muerte de las mujeres, eso es lo que sucede principalmente en países donde esta completamente prohibido incluso en casos de violación como Nicaragua y El Salvador. La cuestión es que se enfatiza más la división entre mujeres, porque no se mueren las mujeres ricas, las que pueden pagar para hacérselo en un lugar particular o incluso salir de su país. Se mueren las pobres, las indígenas, las chavitas que tienen miedo y van con personas que les hacen cosas que no están bien para sus cuerpos. El problema es principalmente las muertes, con un énfasis en la división de clase social, étnicas, la edad, la pertenencia a un grupo indígena. No es justo, ojalá con el impulso que se está dando en un país tan importante en América Latina como lo es México, ayude a que en otros países los movimientos por el derecho a decidir de las mujeres también se fortalezcan.

Yo: Veracruz fue el cuarto Estado en donde se legalizó, y causó mucho ruido porque solo demostró que el movimiento no para y más personas se tendrán que involucrar. Hay muchas niñas que van a crecer con la suerte de tener mamás informadas de estos temas, y ya estamos hablando de que las nuevas generaciones crecerán con una perspectiva completamente distinta. Quisiera preguntarle, ¿qué les diría a aquellas adolescentes, niñas, jóvenes, que manifiestan su apoyo al movimiento a través del arte, la música, marchas, y que desgraciadamente llegan a ser objeto de burla?

Yadira: ¡Ay! Pues, para empezar, ¡no les hagan caso! (risas). Cuando nos deja de importar la opinión que tengan de nosotras, sobre todos los hombres, te juro que ya estás del otro lado y ya no te interesa la opinión de nadie. A nosotras nos enseñan mucho a cuidar nuestra reputación, quienes somos, ¿no?

Yo: ¡A portarse como una dama!

Yadira: ¡Exacto! Te enseñan mucho eso. Entonces, si haces algo fuera de ese canon, ¿qué pasa? Estigma social, apodos, se burlan de ti…Lo que es importante es realmente tener la convicción de que estas haciendo lo correcto para ti, para tu vida, la de tus amigas, el colectivo de mujeres. Y cuando tienes esa convicción, que digan misa. Que hagan parodias de nosotras, que nos pongan como changos peludos lanzando bombas molotov. No nos interesa, no somos las primeras en vivirlo. Si nos vamos a la historia vamos a ver que lo mismo pasaba con las Sufragistas, con las gringas cuando andaban en el tema del aborto en los años setenta. Las mujeres cuando nos salimos de la norma o lo que se espera de nosotras, vamos a ser castigadas socialmente con el desprecio, la burla, la discriminación. Es feo cuando lo vives sola, pero cuando somos muchas… ¿qué? Entre todas construimos escudos y tenemos la convicción de que estamos haciendo lo que nos corresponde.

Esto no se acaba, ahorita tenemos la reforma del 20 de julio, pero aún falta que se haga realidad y tengamos protocolos de aborto seguro para que las mujeres puedan llegar solas y empoderadas a pedir aborto cuando lo necesiten. Eso implica otro reto con los medios de comunicación y des-estigmatizar la idea del aborto y todo lo que conlleva. En las narrativas de series y películas que tenemos, los casos de aborto terminan en tragedia para espantarnos. Yo soy testigo de que un aborto se puede vivir de manera plena, gustosa, íntima. Acompañé a una chica de 24 años junto con sus amigas y en toda la noche la acompañaron, reían, la consolaban. Ellas no tienen una narrativa fea de esto, al contrario, hay muchas mujeres de mi edad que salimos vivas de milagro.

Ya dejemos de contar historias de terror porque no son ciertas todas. Las acompañantes de aborto que han estado apoyando a mujeres aún antes de la legalidad te pueden dar historias de cómo esto no es lo que nos han contado, es una parte tan cotidiana de las mujeres que tendríamos que hablar más al respecto y entender todo lo que pasa en el proceso cuando tenemos un aborto. Hay un montón de chamba todavía, esto no se acaba.

Historia: Elizabeth del Toro

Fotografías: Penélope Zavala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *