«Por el derecho a decidir», marcha feminista

Con motivo del Día de Acción Global por el acceso al Aborto Legal y Seguro, se llevó a cabo este martes 28 de septiembre una marcha pacífica feminista, encabezada por varias mujeres pertenieicnetes a diversos colectivos feministas de la capital veracruzana.

En punto de las 13:00 hrs comenzó el avance de las mujeres, quienes al grito de “aborto legal y seguro” avanzaron por la Avenida Manuel Ávila Camacho en dirección de la plaza Lerdo, sin embargo, debido a la presencia policial desplegada a los lados de la avenida (con el fin de proteger monumentos de la ciudad, así como “conservar el orden público”) el colectivo decidió estancarse en el Viaducto Xalapa, mismo que se encuentra decorado con el mural feminista “Históricas”.

Hace apenas 2 meses el Congreso de Veracruz votó en favor de despenalizar el aborto hasta la semana 12 de gestación, acción que motivó a las mujeres seguidoras de este movimiento para aprovechar la ocasión de esta marcha y festejar este paso por el que tanto habían luchado.

Cerrando el acceso a este túnel mediante uso de cuerdas que se tornaron en “tendederos de denuncias” vigilados en ambos extremos, el grupo conformado por más de 300 mujeres realizó diversas actividades significativas para el movimiento, como la quema de escritos (denuncias de acoso, violación, asesinato, consignas de justicia, pro-aborto, entre otras) los cuales ardieron en una pequeña fogata improvisada creada con el fin de reducir a cenizas actos y pensamientos lastimeros. También se realizaron pintas denunciando nombres de individuos o instituciones que de alguna forma atentan o atentaron contra la justicia que busca el feminismo.

A diferencia de otras marchas que se han tornado en conflictos violentos entre autoridades y colectivo, la ocurrida este martes presento un ambiente calmo y positivo, donde el viaducto se convirtió en un lugar libre de presencia masculina y autoridades, fomentando un sitio seguro para las asistentes quienes entonaron cánticos de esperanza, bailaron al ritmo de sones sororos, plasmaron huellas de manos en pies en las paredes así como en el piso del espacio y hasta realizaron ventas de artículos relacionados a la celebración, con la consigna de crear una red de apoyo entre emprendedoras, así como donaciones para sitios de “acompañamiento al aborto”, liderados por algunas asistentes.

Una tarde llena de vivencias compartidas, pintura, unión y empatía, más de dos horas de presencia femenina que paulatinamente se fue disolviendo, pero que dejó debajo del parque Juárez recuerdos palpables de una convivencia sorora.

Historia y fotos: Penélope Zavala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *