La campaña de seducción de los talibanes para Afganistán y el mundo

Redacción. Eureka Medios. Sonrientes con los reporteros, posando ante las cámaras e incluso concediendo una entrevista a una mujer periodista, los talibanes parecen haber iniciado una importante campaña de seducción mediática para convencer a los afganos y al mundo de que han cambiado.

Pero los afganos –y sobre todo las afganas y las minorías religiosas– tienen vivo el recuerdo del brutal régimen fundamentalista que instauraron durante su etapa en el poder, de 1996 a 2001.

A continuación, Mujahid, enumeró una larga lista de seductoras promesas: amnistía para todos, derechos para las mujeres como el acceso a la educación y al trabajo, medios independientes y libres, y la formación de un gobierno inclusivo.

Otro responsable talibán pasó del dicho al hecho y se sentó incluso con una periodista durante una entrevista en cara a cara.

Los talibanes quieren igualmente formar parte de la comunidad internacional y prometen que su territorio no será una base de terroristas, como era el caso en 2001 cuando Estados Unidos invadió el país por su negativa a entregar al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

Entretenimientos como la televisión y la música estaban prohibidos, se cortaba las manos a los ladrones, los asesinos eran ejecutados en público, las mujeres no podían ni trabajar ni estudiar, y aquellas que cometían delitos como el adulterio eran azotadas con látigos y lapidadas hasta la muerte.

La comunidad internacional les acusó de masacrar a civiles, sobre todo miembros de la minoría chiíta.

Y en su llegada al poder en 1996 prometieron, como esta semana, una amnistía general, pero dos días después ejecutaron al antiguo presidente Najibulá y colgaron su cuerpo de una farola.

A pesar de meses de campaña para mejorar su imagen ante la comunidad internacional y tranquilizar a sus compatriotas, los talibanes están lejos de haber logrado su objetivo.

Decenas de miles de afganos aterrorizados intentan desde el domingo huir a través del aeropuerto de Kabul.

Se ven menos mujeres en las calles. Los periodistas y las personas que trabajaron para organizaciones internacionales temen ser víctimas de represalias.

China, Rusia, Turquía e Irán muestran signos de acercamiento con los talibanes pero de momento nadie les ha reconocido internacionalmente.

El primer ministro británico, Boris Johnson, les advirtio el miércoles que serían «juzgados por sus actos, no por sus palabras», una posición compartida por Alemania, Estados Unidos y Francia.

Palabras clave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *