Casi 3 mil niños brasileños entraron de manera ilegal a EU en dos meses

Redacción. Eureka Medios. Solo en mayo y junio de 2021, 2 mil 857 niños brasileños de hasta 6 años cruzaron ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México, y terminaron siendo detenidos por el servicio de inmigración estadounidense.

Estos datos inéditos de la Agencia de Aduanas y Control Fronterizo de Estados Unidos, fueron obtenidos por la periodista Mariana Sanches, corresponsal de BBC News Brasil en Washington.

Las cifras muestran que el número total de niños menores de 6 años aprehendidos por agentes estadounidenses en solo dos meses ya supera el total acumulado en los siete meses anteriores.

De estos 2 mil 857 niños, 12 ingresaron al país sin la compañía de sus padres o tutores legales y, en el momento de encontrarse con las autoridades estadounidenses, se encontraban temporalmente bajo la custodia del gobierno.

El número de inmigrantes brasileños irregulares ha aumentado cada mes y ha atraído cada vez más la atención del Servicio de Inmigración Estadounidense, según Sanches.

Brasil es ya la séptima fuente más frecuente de migrantes sin visa, por delante de Cuba, Haití, Nicaragua, Colombia y Venezuela.

El número de brasileños detenidos en 2021 al cruzar la frontera estadounidense sin visa (29 mil 500) es el récord registrado en toda la serie histórica, que mide dichos movimientos por nacionalidad desde 2007.

Hace 10 años, en 2011, solo 472 brasileños eran detenidos en las mismas condiciones.

La abrumadora mayoría de los casi 4 mil 867 niños de hasta 6 años que llegaron a Estados Unidos por esta vía desde octubre pasado iban acompañados de sus padres.

Esto es lo que las autoridades estadounidenses llaman unidades familiares: dos tercios de los casi 30 mil brasileños ya detenidos por inmigración en 2021 estaban en familias nucleares, que incluye a padres e hijos.

Esto se debe a la práctica «cai-cai», que incentiva el viaje de migrantes sin visa con sus hijos menores de edad. Los adultos buscan de esa forma asegurarse de no ser deportados inmediatamente al llegar a Estados Unidos cuando se presenten a las autoridades locales.

La socióloga Sueli Siqueira señaló a Sanches que la «desesperanza con la política y la economía de Brasil» y la «creencia de que Biden facilitará la vida a los que vienen del exterior» han alimentado el flujo de brasileños, que debería mantenerse elevado durante muchos meses.

También afirma que las características de esta migración -mayoritariamente en familia- también indican que estas personas no piensan solo trabajar y ganar en dólares por algunas temporadas para luego regresar a Brasil, sino que buscan un cambio permanente de país, un reasentamiento y un nuevo comienzo en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *