Continua la angustiante búsqueda de sobrevivientes tras las inundaciones en Europa

Redacción. Eureka Medios. Los equipos de rescate en Europa occidental están trabajando a contrarreloj para encontrar sobrevivientes de las inundaciones que han causado estragos en Europa occidental.

Más de 183 personas han muerto y cientos siguen desaparecidos después de que las lluvias récord provocaron graves inundaciones en Alemania y Bélgica.
Las fuertes precipitaciones también afectaron a Suiza, Luxemburgo y los Países Bajos, donde el primer ministro Mark Rutte declaró desastre nacional en una provincia del sur.

Los líderes europeos responsabilizan el clima extremo al cambio climático, los expertos dicen que el calentamiento global aumenta la probabilidad de lluvias torrenciales.

Los científicos han estado prediciendo durante años que las lluvias de verano y las olas de calor se volverían más intensas debido al cambio climático inducido por el hombre.

Hannah Cloke, profesora de hidrología en la Universidad de Reading, en Reino Unido, señala que «las muertes y la destrucción en Europa como resultado de las inundaciones es una tragedia que debería haberse evitado».

«El hecho de que otras partes del hemisferio norte estén sufriendo olas de calor e incendios sin precedentes debería servir como recordatorio de cuánto más peligroso podría volverse nuestro clima en un mundo cada vez más cálido».

Los científicos indican que los gobiernos deben reducir las emisiones de CO2 que están alimentando los eventos extremos y necesitan prepararse para un clima más extremo.

En Reino Unido, afectado por graves inundaciones el lunes, el comité asesor de cambio climático del gobierno señaló recientemente que la nación estaba hoy peor preparada para el clima extremo que hace cinco años.

Los rescatistas de Francia, Italia y Austria fueron enviados a la ciudad de Lieja, donde los residentes fueron evacuados después de las repentinas inundaciones.

Mientras tanto, en los Países Bajos, miles de personas huyeron de sus hogares en la provincia de Limburgo mientras las crecientes aguas inundaban las ciudades y atravesaban un dique.

Pero las aguas comenzaron a retroceder en la ciudad sureña de Maastricht y pueblos cercanos, donde los residentes pudieron regresar a sus hogares el viernes.

En Suiza, el nivel de los lagos y ríos también se incrementó después de las fuertes lluvias. El río que atraviesa la capital suiza, Berna, se desbordó el viernes.

El calentamiento global hace que se evapore más agua, lo que conduce a un aumento en la cantidad anual de lluvia y nieve.

Al mismo tiempo, una atmósfera más cálida significa que puede retener más humedad, lo que también aumenta la intensidad de la lluvia.

En lugar de regar suavemente la vegetación, esta intensa lluvia provoca inundaciones, como estamos viendo ahora en el norte de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *