En qué consiste y cómo afecta a AL el «pasaporte de vacunas» de la Unión Europea

Quienes vivan y se muevan por Europa ahora viajarán no con un pasaporte, sino con dos.

Este jueves comenzó a funcionar el llamado Certificado Digital Verde con el que la Unión Europea les permitirá a sus ciudadanos desplazarse entre países.

El propósito del certificado, que fue aprobado en marzo y entró en vigor este 1 de julio, es permitir los movimientos dentro del bloque continental, sin necesidad de someterse a restricciones, a todo el que esté vacunado contra Covid-19, tenga una prueba negativa del virus o se haya recuperado recientemente de la enfermedad.

Se lo conoce como el «pasaporte europeo de vacunación» y, además de los 27 países miembro de la UE, también fue aprobado en países externos pero que forman parte del territorio europeo como Islandia, Noruega y Suiza.

Sin embargo, las propuestas de pasaportes de vacunas habían enfrentado oposición en algunos países por temor a que se conviertan en una herramienta discriminatoria.

En respuesta a ello, los funcionarios de la Comisión Europea aseguraron que quieren evitar que aquellos ciudadanos que por una u otra razón no se hayan vacunado se sientan excluidos.

La UE ha señalado que esta medida está dirigida a garantizar el movimiento de los ciudadanos y residentes dentro del territorio comunitario. Sin embargo, países como Alemania y España ya han flexibilizado el ingreso de viajeros que provengan de terceros países.

Las principales disposiciones que se tuvieron en cuenta para la aprobación del certificado digital fueron las siguientes:

  • Está disponible para todos los ciudadanos de la UE.
  • Confirma la vacunación o haber dado negativo en Covid-19 (en una PCR o una prueba de flujo lateral) o haberse recuperación reciente de la infección (en los últimos 180 días).
  • Será emitido en formato digital y en papel.
  • Ambos formatos incluyen un código QR para garantizar su autenticidad.
  • Sólo contendrá información esencial, protegiéndose así los datos personales.
  • Se imprimirá en el idioma o idiomas oficiales del Estado emisor y en inglés.
  • Se otorga de forma gratuita.

Cualquier estado miembro que permita a los viajeros vacunados evadir restricciones, como la cuarentena, debe aceptar los certificados de otros estados dentro del bloque bajo las mismas condiciones.

La Unión Europea ha aprobado hasta el momento la aplicación de las vacunas Pfizer-BioNTech, Moderna, Oxford-AstraZeneca y Johnson & Johnson, pero no la rusa Sputnik V ni las chinas Sinovac y Sinopharm.

Pero la propuesta añade que los Estados miembro tienen la opción de aceptar también certificados de vacunación expedidos en relación con otras vacunas autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este caso, Sinovac y Sinopharm, que han sido administradas en varios países de América Latina como Argentina, Chile, Colombia, Perú y Ecuador, fueron aprobadas para uso de emergencia por parte de la OMS.

Sin embargo, la vacuna rusa Sputnik V, aplicada principalmente en Argentina y México, no ha sido aún regulada por el organismo multilateral. A pesar de ello, países como Grecia la contemplan dentro de su plan de ingreso al país.

l comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, señaló en el momento en que se presentó el certificado que el documento tiene el objetivo de garantizar que se pueda «viajar con seguridad y con las mínimas restricciones este verano».

En su sitio de internet, la Comisión Europea explica que el certificado debe ser emitido a todos los ciudadanos de la UE y los miembros de sus familias, independientemente de su nacionalidad.

El certificado también abarca a extranjeros que residen en la UE y a los visitantes que tengan permiso para viajar a otros Estados miembro.

Desde hace tiempo existe un rechazo a la idea de crear un «pasaporte de vacunas», que muchos consideran discriminatorio.

Hay quien sostiene que sólo una minoría podría disfrutar de los viajes sin restricción, mientras que otros —particularmente los jóvenes, que no son un grupo prioritario para la inoculación— seguirán siendo sometidos a estrictas medidas como las cuarentenas obligatorias.

En anticipación al anuncio de la UE, la OMS dijo que está trabajando para «crear un marco internacional confiable» para la seguridad de los viajes y que las vacunas no deberían ser una condición.

La UE asegura que tanto personas vacunadas como no vacunadas se beneficiarán del certificado digital verde porque también avala a quienes se hayan hecho pruebas de covid-19 o se hayan recuperado de la enfermedad.

Por otra parte, ante el temor de que el certificado pueda contener datos personales, las autoridades europeas sostienen que la información estará limitada a lo esencial, como nombre, fecha de nacimiento, fecha de expedición y datos relevantes relacionados con la vacuna, la prueba o la recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *