Asciende a 11 el número de muertos confirmados tras el derrumbe en Miami

Redacción. Eureka Medios. La cifra de muertos tras el derrumbe de un edificio de apartamentos en Surfside, Florida, aumentó a 11, según informó la alcaldesa del condado de Miami-Dade en rueda de prensa este lunes.

Las autoridades comunicaron que 150 personas siguen sin ser localizadas.

El domingo las autoridades explicaron que les pidieron a los familiares que aporten muestras de ADN para facilitar las tareas de identificación.

La Cancillería de Paraguay informó que seis de sus ciudadanos están en esa lista, entre ellos la hermana de la primera dama del país y sus familiares.

El edificio Champlain Towers South, situado en Surfside en el límite con Miami Beach, se derrumbó en la madrugada del jueves por causas que están por determinar.

Sobre las labores de identificación, y ante una pregunta de la prensa sobre la demora, el jefe de la policía del condado, Alfredo Ramírez, aseguró el domingo que es un proceso lento y delicado.

«Los detectives tienen que contactar a las familias», dijo.

Los familiares de las personas desaparecidas esperan ansiosos noticias en un hotel cercano, conscientes de que a medida que pasa el tiempo se reducen la posibilidades de encontrar sobrevivientes.

La búsqueda está siendo lenta y exhaustiva, y se ha visto dificultada en los últimos días por varios incendios entre los restos del edificio y malas condiciones climáticas.

Los equipos están usando tecnología de infrarrojos, sonar y video, así como maquinaria pesada para mover los escombros y perros especializados en la localización de personas.

El derrumbe ocurrió antes de las 2:00 am hora local del jueves y afectó a la parte trasera de Champlain Towers South, un condominio de 12 plantas y más de 130 apartamentos frente al mar.

«Una onda de sonido azotó las ventanas y salimos a ver qué pasaba», contó Juan Esteban Triana, un joven brasileño criado en Colombia que vive a una cuadra del complejo en el que ocurrió el colapso.

«Vimos personas en los balcones pidiendo auxilio con linternas, pero cuando nos acercamos para ayudar ya habían llegado policías de todas partes de Miami que cerraron la avenida», agregó.

«Ofrecimos la casa para dar alimentos o para que los policías pudieran usar los baños. Me siento muy frustrado por ver gente pidiendo auxilio y no poder hacer nada más que mirar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *