Ciudadanos alemanes devuelven voluntariamente piezas arqueológicas

Redacción. Eureka Medios. A través de la Embajada de México en Alemania, ciudadanos del mismo país, devolvieron voluntariamente a México 34 piezas arqueológicas; procedentes de las regiones que ocuparon las antiguas culturas de la Costa del Golfo de México, el Altiplano Central, el occidente (Colima y sur de Nayarit) y el área maya. 

Los objetos fueron presentados la mañana del 16 de junio pasado, en una ceremonia virtual que encabezó la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon.

Alejandra Frausto agradeció la devolución de estas piezas al país amigo y también a la Secretaría de Relaciones Exteriores; por la gestión realizada y en la que subrayó la recuperación de 5, 464 piezas que son bienes arqueológicos e históricos de nuestro país. 

En esta ceremonia, declaró:

 “Los pueblos hermanos de Alemania y México dan ejemplo hoy de que el patrimonio cultural nos une, de que el diálogo respetuoso entre las naciones, a partir de su cultura, construye diferentes mapas que normalmente se veían solo de una cultura dominante hacia otra. Esta hermandad es donde estamos ahora cosechando, reconociendo la voluntad, la ética y la hermandad en el respeto a las culturas de otros países”.

Por otro lado, Marcelo Ebrard agradeció la voluntad de los ciudadanos alemanes, al restituir estas piezas al Gobierno de México. Con lo cual, destacó que ello pone de manifiesto que estamos ante un cambio en la cultura predominante respecto a la posesión sobre piezas de esta naturaleza.

Lo anterior, hace algunos años no habría sido posible, pero hoy muestra el fruto del trabajo que se ha realizado entre varios países, intelectuales y pensadores; que no retiran el dedo del renglón ante el respeto al Patrimonio Cultural, Arqueológico e Histórico de cada nación.

Ebrard reconoció que con la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco); se ha posibilitado la recuperación del patrimonio de grandes civilizaciones antiguas. Para lo cual, subrayó que esto se ha convertido en una prioridad cotidiana de la diplomacia mexicana; permitiendo avanzar para que, jurídicamente la complejidad de recuperación se reduzca.

Por otro lado, Alejandro Celorio Alcántara, quien es el consultor jurídico de la Cancillería; destacó que en los últimos años, el país ha trabajado arduamente en las representaciones diplomáticas en el exterior; detallando las denuncias contra subastas de piezas arqueológicas, la veracidad de posesión de particulares y en la coadyuvancia de procesos judiciales que recuperan las piezas. Además, de las entregas voluntarias, como lo es este caso.

Respecto a ello, Diego Prieto Hernández, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia, señaló:

“El patrimonio mexicano tiene que brillar en el mundo, por eso la Secretaría de Cultura y el INAH estamos favoreciendo exposiciones para que los públicos europeos, norteamericanos, latinoamericanos, asiáticos y africanos lo conozcan, pero que lo hagan a partir de la generosidad de nuestra nación, y no como producto del tráfico ilícito de bienes culturales”.

En tanto a todo esto, el embajador de México en Alemania, Rogelio Granguillhome Morfín, puntualizó que la devolución manifiesta una cercana relación entre México y Alemania. Por lo tanto, la sociedad alemana ha demostrado un claro sentido de respeto a nuestro patrimonio cultural y de responsabilidad sobre la importancia de la identidad mexicana. Un reconocimiento al alto valor que los mexicanos brindamos a nuestro patrimonio histórico.

Debido a ello, a través de la Embajada de México en el país europeo; transmitió el agradecimiento y el aprecio del Gobierno de México por este gesto y la cercanía entre ambas naciones,

Las piezas arqueológicas son figuras antropomorfas elaboradas en barro, cajetes y vasijas, y una de tipo efigie; sellos y fragmentos de figurillas antropomorfas. Destaca una máscara antropomorfa elaborada en roca metamórfica, de estilo olmeca; del período Preclásico mesoamericano (1200-600 a.C.). Y como dos cabezas de figuras antropomorfas de estilo totonaco; del periodo Clásico mesoamericano (250–900 d.C.). También hay un cajete de barro elaborado por la cultura maya hacia el Posclásico (1000–1521 d.C.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *