Desplome en L12, por falla estructural, dice dictamen

Redacción. Eureka Medios. El desplome de una trabe entre las estaciones Tezonco y Olivos de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, que provocó la muerte de 26 personas y 100 heridos, se debió a una falla estructural por seis deficiencias en el proceso de construcción, de acuerdo con el primer dictamen preliminar que presentó la empresa noruega DNV.

El peritaje detectó fallas en procesos de soldadura de los pernos Nelson; porosidad y falta de fusión en la unión perno-trabe; falta de pernos en las trabes que conforman el conjunto del puente de la Línea Dorada.

También el uso de diferentes tipos de concreto en la tableta, así como soldaduras no concluidas o mal ejecutadas y la falta de supervisión y control dimensional en soldaduras de filete.

“Estamos entregando el primer reporte de tres fases que describen las acciones de nuestros expertos. Es el reporte preliminar, todavía no hay resultados finales”, manifestó el director General de DNV México, Eckhard Hinrichsen, quien adelantó que la etapa dos del reporte se entregará el 14 de julio y la tres será el 30 de agosto.

El resultado del análisis, leído por el secretario de Obras y Servicios, Jesús Esteva, concluyó que esas seis fallas provocaron la deformación de las trabes del lado poniente en secciones T-1, T-7 y T-6, sobre patines y almas que las conforman, así como roturas en almas de las trabes T-1 y T-7 del lado poniente, con sistemas de contraventeo (perfiles de ángulo) y sus placas de conexión.

Los especialistas evidenciaron que el número de pernos los cuales tienen la función de anclarse a una pieza base encontrados en la trabe colapsada no coincidían con los indicados en los planos del diseño original.

Además, observaron soldaduras no concluidas en la trabe de la bifurcación, así como rotura total de una soldadura en la trabe puente, denotando la inclusión de un material ajeno.

El dictamen de DNV detalla que operativamente la Línea 12 venía trabajando en condiciones normales, de acuerdo con sus protocolos o programas de traslados y como parte de sus actividades preventivas, se cuenta con las evaluaciones de condición de ruedas metálicas.

Los componentes de las vías, rieles, gabinetes y motores de interruptores observaron condiciones normales, cumpliendo con los protocolos de mantenimiento rutinario.

Por lo anterior, la empresa está en proceso de revisión de la información complementaria, relacionada con posibles reparaciones y rehabilitaciones realizadas posteriores a la construcción, así como en la relacionada con el impacto de la operación cotidiana sobre la estructura.

DNV llevó a cabo diversas entrevistas para recolectar información sobre la organización del Metro y el funcionamiento de la Línea 12, por ejemplo, a la Dirección de Ingeniería y Desarrollo Tecnológico, al Coordinador de Vías, así como al operador del convoy que se colapsó.

Entre otros factores posiblemente contribuyentes: operación, reparaciones y rehabilitaciones para los otros informes.

La firma revisará los planos de construcción del tramo colapsado y realizará cálculos para determinar si hay discrepancias entre diseño y construcción, y sus posibles consecuencias.

Supervisará las pruebas y análisis destructivos de las muestras de concreto y acero para confirmar el cumplimiento de la especificación de los materiales utilizados. Inspeccionará las pruebas y análisis destructivos en la posible falla principal, para determinar si hay evidencia que indique que se aplicó una condición de carga inusual al sistema, como lateral-torsional, que puede inducir el pandeo de las vigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *