Estas conductas podrían ser un delito electoral

Redacción. Eureka Medios. La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México detalló el operativo que implementó para este domingo durante la jornada electoral, el cual  tiene como objetivo proteger la democracia, así como la libertad de las ciudadanas y los ciudadanos para emitir su voto. 
 
El Plan Operativo se rige por tres ejes: la reacción inmediata ante posibles incidentes, las acciones para inhibir la probable comisión de delitos en el tema electoral; y la atención adecuada a las ciudadanas y los ciudadanos, entre ellos los actores políticos y las autoridades, en el caso de que así lo requieran.
 
Abarca toda la Ciudad de México y recibe denuncias, a través de las fiscalías territoriales, además de que desplegó presencia con binomios conformados por agentes del Ministerio Público y Policía de Investigación (PDI), así como células especiales para la atención a posibles víctimas. 

La dependencia recordó que habilitó 50 Módulos de Atención Oportuna, estratégicamente distribuidos en las agencias del Ministerio Público de la Ciudad; cada uno de estos Módulos es operado por agentes del Ministerio Público y Oficiales Secretarios.
 
Mientras que la Policía de Investigación comisionó a dos mil 500 agentes para la jornada electoral de este domingo, «Particularmente, el despliegue en campo de la Policía de Investigación es de 673 patrullas y 893 agentes, más la presencia preventiva del Grupo Especial de Reacción e Intervención (GERI) en zonas posiblemente conflictivas», explicó el vocero de la Fiscalía, Ulises Lara. 
 
Por otra parte, 450 peritos se encuentran en las bases que se habilitaron en las alcaldías. 

Se destaca la importancia de las conductas que son perseguidas por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales y que eventualmente podrían ser consideradas delitos electorales:  
 
•Ejercer presión o amenaza para votar o abstenerse de votar por un candidato, partido político o coalición.

•Amenazar con suspender los beneficios de los programas sociales.

•Solicitar u ordenar evidencia en el sentido del voto o viole, de cualquier manera, la secrecía del voto. El voto es secreto.

•Apoderarse, destruir, alterar, poseer, usar, adquirir, vender o suministrar de manera ilegal, en cualquier tiempo, materiales o documentos públicos electorales.

•Votar sabiendo que no se cumple con los requisitos de la ley.

•Votar más de una vez en una misma elección.

•Ofrecer paga u otra recompensa a cambio del voto.

•Hacerse pasar por funcionario de casilla.

•Realizar proselitismo o presionar a los electores en el interior de la casilla o en el lugar en el que se encuentren formados los votantes.

•Es delito obstaculizar o interferir el desarrollo normal de las votaciones, el escrutinio y el cómputo, o el adecuado ejercicio de los funcionarios electorales.

•Introducir o sustraer de las urnas ilícitamente una o más boletas electorales, así como boletas falsas.

•Aquél que vote o pretenda votar con una credencial para votar de la que no sea titular.

•Que organice una reunión o transporte votantes, con la finalidad de influir el sentido del voto, es delito.

•Aquél que impida, sin causa legalmente justificada, la instalación o clausura de una casilla está cometiendo un delito.

•Que, durante los tres días previos a la elección, publique o difunda por cualquier medio los resultados de encuestas o sondeos de opinión.

•Intimidar o atentar contra la libertad del sufragio o perturbar el orden o el libre acceso de los electores a la casilla, esos son delitos electorales, así como obstaculizar el desarrollo normal de la votación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *