España reclama a Marruecos por entrada masiva de inmigrantes

Redacción. Eureka Medios. La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, expresó este martes a la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, su “rechazo” y “disgusto” por la entrada masiva de inmigrantes marroquíes en la ciudad española de Ceuta. 

González Laya convocó a la embajadora marroquí en Madrid, que poco después fue llamada a consultas por el gobierno de su país. 

La llegada de unos 6 mil migrantes en 24 horas al pequeño enclave español de Ceuta es un toque de atención de Marruecos hacia España motivado por el espinoso asunto del Sahara Occidental, prioridad absoluta para la diplomacia marroquí, según estimaron este martes analistas.

La irritación de Rabat no ha dejado de aumentar desde la llegada a España el mes pasado para ser hospitalizado por Covid-19 de Brahim Ghali, jefe del Frente Polisario, el movimiento independentista del Sáhara Occidental respaldado por Argelia.

Si bien la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha reiterado que España aceptó albergarlo por razones “estrictamente humanitarias”, Rabat mostró a Madrid su “exasperación” y demandó explicaciones.

Una “carta migratoria” que los españoles creían ver jugada sobre todo en Canarias, archipiélago español en el Atlántico frente a las costas de Marruecos que desde fines de 2019 ha recibido una oleada migratoria, sobre todo desde el Sáhara Occidental.

Ahora la amenaza se materializó en el norte de Marruecos, en las costas del Mediterráneo.

De todas maneras, para Irene Fernández Molina la presencia de Ghali no es más que un “pretexto” y el objetivo de Rabat va más allá.

Desde su punto de vista, la crisis tiene su origen en la decisión de Estados Unidos de reconocer la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental en diciembre pasado, con Donald Trump todavía en la Casa Blanca.

Desde entonces, Marruecos “ha puesto fuerte presión sobre países como España y Francia para que cambien su posición”.

Pero España ha mantenido su postura neutral.

Para intentar forzar la mano de España, Rabat tiene “una carta muy poderosa que es el control migratorio”, dijo Fernández Molina. 

La crisis migratoria en Ceuta es un “golpe de efecto”, señaló Isaías Barreñada, para quien Rabat envió un “mensaje fuerte”: “Sin la colaboración de Marruecos en el control migratorio, España tiene un problema, por lo tanto, España debe prestar atención a las demandas de Maruecos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *