El Arias

La caballada está cargada para la alcaldía de Xalapa, dice el maestro Arturo Reyes Isidoro, y es que el hombre considera que al estar en la boleta David Velasco Chedraui, Ricardo Ahued Bardahuil, Uriel Flores Aguayo y Raúl Arias Lovillo, la gente tiene para elegir entre dos empresarios, un académico y un político de años.  

Hoy hablaremos de Raúl Arias Lovillo, que se ha dedicado a la academia casi toda su vida, el Arias nació en Coatepec y se avecinó en Xalapa a muy temprana edad, aquí estudio la mayor parte de su vida; el papá de Raúl, don Felipe, tenía una carnicería en Coatepec y su abuelo Francisco, tenía una panadería, así que el Arias aparte de la academia, hace muy buen pan y le sabe al negocio de la carne.

Raúl Arias hizo la licenciatura en la Universidad Veracruzana, la maestría en el Centro de Investigación y Docencia Económicas, en la Ciudad de México y el doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona, siempre becado, no siempre disciplinado. 

El Arias fue catedrático de la facultad de economía, prácticamente desde que salió de la facultad, con el paso de los años, estando ya sazoncito, fue escalando dentro de la burocracia académica; primero un montón de puestos dentro de la facultad de economía, después la secretaría académica universitaria y por último la rectoría, que según recuerdo los primeros dos años sustituyó a Víctor Arredondo, que se fue a la Secretaría de Educación con Fidel Herrera; vinieron después sus primeros 4 años como rector, con un apoyo increíble de la comunidad universitaria y luego se reeligió otros 4 años más. 

Bajo la administración de Raúl Arias, la Universidad Veracruzana, creció lo que se podía crecer y hasta un poco más, con unos gobiernos como los de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte; el Arias tuvo sus éxitos, sus fracasos y una gran experiencia dentro de la administración pública, una vez acabado su periodo como rector, se fue unos años a Ecuador a la Universidad de Loja, como director ejecutivo del Programa Campus de la OUI y posteriormente aterrizó en la secretaría académica de la Universidad de Guanajuato, a la que renunció para volver a Xalapa. 

En el ámbito personal, el Arias tiene dos hijos guapos Raulito, que vive aquí en Xalapa y Paty, quien ya lo hizo abuelo de Mateo y vive en Chile, ambos casados y establecidos. 

A últimas fechas el hombre quiere ser alcalde, para devolverle a Xalapa, todo lo que le ha dado, en un principio quería ser un candidato independiente, pero entre la pandemia y las 12 mil firmas, no lo logró y se fue con Dante Delgado a Movimiento Ciudadano, quien lo invitó a llevar su bandera, rumbo a la alcaldía. 

La contienda se pone buena, definitivamente. 

Cosas de la vida y menudencias

Me cuenta un pajarito MORENO, que la diputación para Xalapa Urbano está mas allá de la definición y será para Rosalinda Galindo Silva, una xalapeña como pocas y con mucho que concretar, en esta nueva legislatura que llega en noviembre. 

Por otra parte, me dice una maestra recién operada, que la atención de la Brigada Correcaminos, de la Marina y de los miembros de la Secretaría de Salud, una maravilla para las personas con condiciones especiales, en el Programa de Vacunación Magisterial de don Zenyazen Escobar, ¡Bendito Dios!.

Asé llegamos al viernes mis chulos, nos leemos el lunes con muchas sorpresas.

Palabras clave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *