Familia de Victoria planea demanda internacional contra México por homicidio

Redacción. Eureka Medios. La familia de la migrante salvadoreña Victoria Esperanza Salazar Arriaza, de 36 años y asesinada el sábado anterior por cuatro policías municipales de Tulum, Quintana Roo, confirmó ayer que prepara una demanda internacional en contra de México por el homicidio de su pariente.

Durante una entrevista vía telefónica con el medio «El Universal», el salvadoreño René Olivares Arriaza, hermano de la mujer, informó que el proceso apenas comienza pero que se hará con respaldo de la (estatal) Procuraduría de Derechos Humanos de El Salvador.

“Lo que tengo entendido es que tenemos que tomar cartas en el asunto. Ahora estamos siendo asesorados por la Procuraduría. Ha sido mi mamá la que ha hecho todos esos trámites”, aclaró, al explicar que los detalles todavía son imprecisos.

“El estado de ánimo de toda mi familia, de mi mamá (Rosibel), de mi papá (Edwin Alfonso), de mi hermano (Carlos Alfredo) y mío es de un dolor total, de una impotencia y de coraje por lo sucedido con mi hermana el pasado sábado”, relató.

Olivares, su madre y otros parientes de la salvadoreña acudieron ayer al Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador, en la capital de ese país, y se entrevistaron con autoridades diplomáticas sobre derechos humanos.

Aunque el feminicidio golpeó con severidad a los Olivares Salazar, la madre respondió con firmeza.

“A pesar de a la forma como mataron a mi hermana, mi mamá se ha mostrado bastante fuerte. Obviamente ella tiene un dolor inmenso como todos nosotros, pero también hay que tener valentía para plantarse, dar el mensaje y alzar la voz. Ella ha sido muy valiente”, agregó Olivares.

Victoria (huérfana de padre biológico) emigró hace unos cinco años a México y, según el hermano, “nunca tuve noticia de que quisiera llegar a Estados Unidos”.

La última vez que Victoria conversó con su madre fue el sábado pasado en la mañana vía Facebook, ya que esa red social se convirtió en su ruta de contacto frecuente, detalló el hermano. En la noche de ese mismo día ya había perecido.

Dolor. Al salir ayer en la mañana de la cancillería salvadoreña, la familia doliente evidenció sus sentimientos con llanto en una ira contenida y en desconsuelo con impotencia y ansias de justicia.

La familia está preocupada por las hijas de Victoria, pues no tienen más parientes en México. Según lo que le informaron a Rosibel en la Secretaría de Relaciones Exteriores, una de las menores “ya está en custodia del DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia)», mientras que la otra no, porque “siente temor de la policía” y “piensa que la policía le puede hacer algo”.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, dijo el domingo vía Twitter que “nosotros nos encargaremos de la manutención y estudios de las dos hijas de Victoria y de todo lo que necesiten solo pedimos justicia”.

Este lunes, Bukele, por el mismo medio, advirtió que “el caso de Victoria es mucho peor de lo que pensamos… el drama humano se extiende mucho más y deben haber varios cargos de misoginia y agresión (aparte del asesinato)”. Según el mandatario, “hay más agresores en este caso, también más víctimas. No todos los culpables están arrestados, aún”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *