Corea del Norte lanza dos misiles balísticos al Mar de Japón

Redacción. Eureka Medios. Corea del Norte disparó dos misiles balísticos al Mar de Japón la madrugada de este jueves, según aseguran Estados Unidos y Japón.

Se trata de la primera prueba de este tipo desde que Joe Biden se convirtió en presidente de Estados Unidos.

Pyongyang tiene prohibido probar misiles balísticos, considerados armas amenazantes, según las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Tanto Japón como Corea del Sur han condenado esta prueba que se produce apenas días después de que se informara que Corea del Norte había lanzado dos misiles no balísticos en el mar Amarillo, ubicado en la parte norte del mar de China oriental.

Japón dijo que no habían caído escombros dentro de sus aguas territoriales.

El Comando del Pacífico de Estados Unidos, que supervisa las fuerzas militares en la región de Asia y el Pacífico, dijo este jueves que la prueba destacó «la amenaza que el programa de armas ilícitas de Corea del Norte representa para sus vecinos y para la comunidad internacional».

El martes, Biden restó importancia al lanzamiento de un misil no balístico que tuvo lugar durante el fin de semana y dijo que Estados Unidos no lo consideraba una provocación.

Se pensaba que esos misiles de corto alcance eran de artillería o de crucero, que no están prohibidos por las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Corea del Norte.

La prueba del fin de semana con misiles de artillería o cruceros se pueden ignorar. Pero el lanzamiento de misiles balísticos claramente es una violación de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Aún así, el antecesor de Biden, Donald Trump, hizo caso omiso de los cuestionamientos en torno a pruebas de armamento similares en 2019.

Entonces, tal vez el gobierno estadounidense tendrá que decir algo sobre las pruebas armamentistas que amenazan a sus amigos en el Noreste Asiático.

Washington también estará consciente de que Pyongyang tiene armas más potentes en su arsenal que no ha ensayado desde finales de 2017.

Corea del Norte ha estado más de un año en aislamiento. Incluso cortó la mayoría de su comercio con China, su aliado más cercano, en medio de la pandemia de covid-19 y se estima que su economía está en pésimo estado.

Ahora que parece que las pruebas armamentistas están de regreso, muchos se preguntan qué tan lejos está dispuesto a ir Kim Jong-un para que la Casa Blanca le preste atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *