La vacunación

El pasado sábado, dio inicio la vacunación en contra del COVID 19, aquí en Pueblo Quieto, el primer día por supuesto que hubo un poco de merequetengue, ya que muchos de nuestros adultos mayores, llegaron a muy temprana hora y hubo un poco de aglomeramiento, pero nada que pasara a mayores. 

A mi madre por ser Gutiérrez, le tocó el sábado 13, por recomendación de algunos amigos, hicimos aparición en el módulo a las 10 de la mañana, acicaladas y con la mejor actitud, nos encaminamos rumbo al Parque Deportivo Colón y no había tráfico, cosa rara, ya que la calle Allende, al ser de un solo carril siempre está abarrotada; mi madre bajó en la puerta principal y se formó de inmediato, en tanto yo estacioné el cochecito, encontré lugar de inmediato y me encaminé de regreso. 

Con sorpresa descubrí a mi mamá, ya casi en la entrada del lugar, la fila de 20 minutos, fluida y sin mayor trastorno, entramos al edificio y  en media hora, ya le estaban aplicando la vacuna, luego de eso, otra media hora de reposo en un toldo grandote con sillas, en tanto una señorita muy amable y con un megáfono, daba información de que esperar los próximos días, luego de la aplicación de la vacuna, media hora pasó y juímonos.

En mi opinión, ¡Aquí ojo cuidaó!, MI OPINIÓN, la instalación del módulo, al menos el del Parque Deportivo Colón; bastante digna, había hasta unos baños portátiles instalados y café con pan; el personal que atendió de frente a la población,  amable, entrenado e informado; la vacuna fue la Pfizer, que tengo entendido es de las mejorcitas; el tiempo de inversión entre la llegada y la salida, si acaso 2 horas, contando el reposo posterior, en conclusión la experiencia fue positiva.

Por supuesto no hay nada que agradecerle, ni al gobernador García Jiménez, ni al presidente López Obrador, ni al doctor Ramos Alor, nosotros pagamos nuestros impuestos en tiempo y forma, nos comportamos de acuerdo a la ley y como ciudadanos participamos.

Considero que un trato como el que recibieron nuestros adultos mayores, en esta campaña de vacunación, apenas  es lo que el pueblo merece; el personal de frente al público y el de logística, a la altura de la circunstancia, pero también la población actuó en consecuencia, así deberían de ser todos los servicios de salud en México, así deberían de ser también, todos los servicios en general que ofrece el gobierno. 

Cosas de la vida y menudencias

Muy temprano y pa’ sacar los malos pensamientos del cuerpo y de la mente, ayer el gobernador García Jiménez, machete en mano, fue darle a la faena, al terreno donde va a ser la primera Escuela de Apicultura Nacional, en su post el gobernador aclaró que a él su papá , el profe Atanacio; siempre los acostumbró al trabajo y a hacer faena; imagino el trabajo al que se refirió sería el intelectual porque así como que cuerpo de mucha faena del campo, tampoco es que se le note. 

Bendiciones para Hugo Gutiérrez Maldonado, arropándose con el clero, por lo que se pueda ofrecer en un futuro, el Secretario de Seguridad Pública del Estado, recibió ayer las bendiciones del párroco Roberto Reyes Anaya, encargado de la Catedral Metropolitana; por haber protegido los templos católicos, en la marcha feminista por el Día Internacional de la Mujer, ¡Vaya!, hasta que alguien se enteró que es sumando y construyendo,  no peleando y destruyendo, como se gobierna. 
De ese feísimo asunto de Rogelio N, no haré comentarios, el escándalo vende, pero en la casa del jabonero, el que no cae resbala, así que mejor, la instancia competente, uno ¿Qué?. 

Arrancamos semana mis chulos. 

Palabras clave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *