España autoriza extradición de Emilio Lozoya a México

Milenio. La Audiencia Nacional de España acordó la extradición simplificada de Emilio Lozoya, por lo que –de acuerdo a los tiempos- el gobierno de México podría recoger en Madrid esta misma semana al ex director de Pemex, al que se le reclama por los casos Odebrecht y Agronitrogenados.

Con esta decisión ya no es necesario que el proceso pase por el Consejo de Ministros. Una vez que seconfirme la resolución, cuyo plazo máximo es de tres días (a partir de hoy), la Sala de lo Penal lo informa a Interpol para que se proceda a la entrega.

“La Audiencia Nacional ha acordado la extradición a México del exdirector general de la petrolera Pemex Emilio Lozoya para ser juzgado en dos causas por delitos que en su país constituirían asociación ilícita, cohecho y operaciones con recurso de procedencia ilícita y que en la legislación española corresponden a asociación ilícita, cohecho y blanqueo de capitales”, señala el auto judicial firmado por el magistrado José Antonio Mora Alarcón.

Lo que se desconoce ahora es si el ex director de Pemex viajaría en un vuelo privado o comercial. Cuando se trata de un vuelo comercial, como se hace casi siempre,el extraditado es colocado en la última fila del avión. Viaja esposado y custodiado al menos por dos agentes del país que le reclama. Será el último en abordar y el primero en descender.

En cualquier caso, la ruta que seguirá Emilio Lozoya cuando sea llevado al aeropuerto madrileño se Barajas será en un furgón de la Policía Nacional de España que saldrá desde la cárcel de Navalcarnero, donde está recluido, directamente a la sala especial que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado español tienen en la terminal aérea.

Posteriormente abordará el avión que le lleve a México. EL 30 de junio, la Audiencia Nacional confirmó que el ex director de Pemex aceptó ser extraditado a México. En abril el organismo judicial negó la libertad a Lozoya basándose en un contundente informe de la Fiscalía en el que resaltó “inminente riesgo de fuga”.

Cuando España estaba en plena crisis del coronavirus el juez del Juzgado de Instrucción número 2 Ismael Moreno decidió que Lozoya permaneciera en la cárcel tras la petición de libertad por parte de su defensa, el despacho de abogados ILOCAD, que pertenece a Baltasar Garzón.

Como consecuencia de la pandemia, el ex director de Pemex estuvo incomunicado durante casi tres meses ya que el Gobierno prohibió las visitas a los presos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *