IMSS-BIENESTAR, 41 años de prestar servicios a partir del Modelo de Atención Integral a la Salud

· Para atender la emergencia sanitaria por COVID-19, se reconvirtieron los 80 Hospitales Rurales de este programa.

· Cuenta con más de 26 mil médicos que brindan atención médica a 12.3 millones de personas sin seguridad social.

A lo largo de 41 años, el programa IMSS-BIENESTAR ha enfrentado retos epidemiológicos que demuestran la eficacia del Modelo de Atención Integral a la Salud (MAIS), el cual tiene como objetivo acercar los servicios con medicamentos y consultas gratuitas a 12.3 millones de personas sin seguridad social.

En este sentido, la doctora Gisela Lara Saldaña, titular de este programa detalló que para hacer frente a la emergencia sanitaria por COVID-19 en zonas vulnerables del país, IMSS-BIENESTAR cuenta con más de 26 mil médicos, enfermeras, paramédicos, personal administrativo y de acción comunitaria capacitados.

Agregó que la capacitación del personal inició desde enero y a partir del primero de abril se puso en marcha el modelo para atender la emergencia sanitaria en los 80 hospitales rurales, con apoyo de un filtro sanitario operado en unidades médicas móviles.

Señaló que una de las medidas que se han implementado es la reconversión hospitalaria de sus 80 Hospitales Rurales, los cuales tienen disponibilidad de camas para atender COVID-19, esto incluye cuatro cubículos, uno para adultos graves, otro para pacientes quirúrgicos, otra más para atención obstétrica y uno para pediátricos.

Lara Saldaña explicó que a través del MAIS se impulsan acciones de promoción y educación para la salud, a fin de reforzar las medidas preventivas y de sana distancia en cada una de las localidades atendidas por el Programa.

También hay coordinaciones con autoridades municipales y locales a fin de unir esfuerzos y establecer acciones a nivel comunitario para informar y apoyar a las familias beneficiarias de IMSS-BIENESTAR.

La titular del programa IMSS-BIENESTAR refirió que se ha trabajado en mensajes de prevención difundidos a través de 110 radiodifusoras locales en lenguas indígenas para atender a 4.4 millones de personas, donde se les transmite la técnica de lavado de manos, signos y síntomas de la enfermedad por COVID-19.

Lara Saldaña explicó que dentro de las Estrategias de Acción Comunitaria se le ha enseñado a mexicanas y mexicanos de los pueblos indígenas la elaboración de cubrebocas y alcohol gel, acerca de las medidas preventivas de contagio a través del estornudo y tosido de etiqueta, la importancia de desinfectar las manos y los espacios comunes para el reforzamiento de las disposiciones preventivas.

Con motivo de su 41 aniversario, recordó que el primer antecedente de IMSS-BIENESTAR se remonta a 1973, año en el que se modificó la Ley del Seguro Social para facultar al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a extender su acción a núcleos de población sin capacidad contributiva, de extrema pobreza y profunda marginación.

Esta iniciativa se consolidó el 25 de mayo de 1979 cuando el Gobierno Federal recurrió a la experiencia en salud adquirida por el IMSS y mediante la firma del convenio entre el Instituto y la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas y Grupos Marginados de la Presidencia de la República (COPLAMAR), surge IMSS-COPLAMAR para extender los servicios de salud a todo el territorio nacional.

De acuerdo con este documento jurídico, IMSS-COPLAMAR tendría por objeto “propiciar la ampliación del ámbito de cobertura de los servicios de solidaridad social y la consolidación de un sistema de cooperación comunitaria en beneficio de las colectividades destinatarias de dichos servicios”.

Palabras clave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *