Tocar para ganarse la vida una madre mariachi ante el COVID-19

México, 9 May (Notimex).- En tiempos de COVID-19, la celebración del Día de las Madres será inédita, ya que la indicación de las autoridades es permanecer en casa y evitar reuniones para reducir el riesgo de contagios, todo lo contrario a lo que miles de mexicanos hacían en esta fecha que congregaba a familias enteras para festejar a la «reina del hogar» y donde los mariachis eran casi infaltables.

Uno de esos mariachis es María Guzmán López, quien este domingo 10 de mayo, pese a la contingencia sanitaria, saldrá a buscar ganarse unos pesos para mantener a su familia. Aún en tiempos de coronavirus la tradicional serenata a “las jefecitas” tiene que sonar.

“Les mando muchas felicitaciones a todas las madres ya que tienen una gran responsabilidad en la educación de los hijos, y sobre todo agradecer a sus hijos los festejos que les puedan dar, muchas felicidades a todas las madrecitas”, dice la mujer, madre de dos hijos.

Ella trabaja en Garibaldi, la plaza oficial del mariachi en la Ciudad de México, oficio que se ha visto afectado debido a la pandemia del coronavirus y que este Día de las Madres espera generar ingresos para músicos y cantantes.

Originaria de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, María llegó hace una década a la capital mexicana, quería cumplir su sueño: cantar en Garibaldi. Ahora, con 40 años en el oficio, afirma que lo ha cumplido con creces.

Señala que en estos tiempos de coronavirus su vida como madre se ha complicado, pues debido a la falta de trabajo tiene que ampliar sus jornadas en busca que obtener más ingresos, lo que implica dejar más tiempo solos a sus hijos, de cuatro y cinco años de edad.

Ellos deben comer e incluso dormir solos, pues «por la chamba” ella vuelve a casa entre la una y cinco de mañana. “Mis hijos si les preocupa porque ahora se tienen que dormir solitos, porque salgo a trabajar desde las cuatro de la tarde y regreso a la casa a las cinco de la mañana, si bien nos va».

Sobre cómo celebrará ella el Día de las Madres, comenta que festejarán temprano y luego saldrá a trabajar, «nosotros que trabajamos en la Plaza Garibaldi, pues hay que llevarle dinero para que coman los hijos, los dos (ella y su pareja) nos dedicamos a esto».

Reconoce que debido a la emergencia sanitaría la situación para este gremio, al igual que otros, se ha complicado ya que «no hay mucho trabajo y tenemos que mantener a nuestros hijos, todos mis compañeros también son padres y algunos abuelos, pero tienen que salir a buscar trabajo para poder comer”.

María relata que los siete mariachis que integran el grupo al que ella pertenece han tenido que salir por su cuenta a ganarse unos pesos, debido a la medida de distanciamiento físico para evitar contagios de COVID-19; además de que han tenido que bajar los costos de sus canciones, de 250 a 120 pesos por pieza.

Para tratar de enfrentar la situación, María y varios mariachis más se han apoyado de las nuevas tecnologías con serenatas virtuales y este sábado la mujer será parte de una organizada para las madres capitalinas.

“Nosotros nos enlazan a través del Internet, nosotros cantamos en vivo y el cliente que nos contrata el servicio virtual, y pues la verdad no nos ha funcionado mucho, porque uno que otro paga una o dos canciones y nos lo pagan a 120 pesos por canción y eso nos afecta en nuestra economía», dice.

Refiere que en un día «normal», una canción con 10 elementos, tiene un costo de 250, «pero con las serenatas virtuales nuestro trabajo se abarata”.

Por eso, este domingo 10 de mayo, junto con su pareja y sus compañeros María se plantará lo más temprano posible en Garibaldi para “agarrar” clientes y así ganarse el sustento para sus hijos que la esperan en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *