Repudia Iglesia Católica irresponsabilidad del Gobierno Mexicano ante coronavirus

Juan David Castilla/Xalapa. Para evitar contagios por coronavirus, la Arquidiócesis de Xalapa suspendió la peregrinación que había programado a la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México (CDMX), el próximo 28 de abril.

La decisión fue tomada luego de que se diera a conocer el riesgo sanitario que se ha ido incrementado en este país, durante los últimos días.

El vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, José Manuel Suazo Reyes, invitó a las personas que habían reservado sus boletos para viajar a la CDMX, para que se dirijan con los organizadores y se haga un acuerdo sobre sus reembolsos.

Añadió que los obispos de México, tras verificarse los primeros casos de importación del virus a nuestro país, hicieron un llamado al pueblo que peregrina en México para tomar las medidas preventivas necesarias y evitar el contagio.

En ese sentido, la Presidencia del Episcopado Mexicano sugirió como medida preventiva, en el caso de
contingencia sanitaria, la suspensión de los saludos con contacto físico.

Incluso, respecto a la Sagrada Comunión, los prelados indicaron también que durante la eventual emergencia, sea distribuida en la mano y no en la boca, según las normas de la Iglesia.

Suazo Reyes indicó que la iglesia pide a los feligreses que acaten las recomendaciones emitidas por las autoridades del Sector Salud.

Además, lamentó la falta de seriedad y de responsabilidad con la que algunas autoridades han tratado esta pandemia en este país.

“Las medidas urgentes y agresivas que recomendó el director de la OMS no se han visto. Por ejemplo, es una falta muy delicada no aplicar protocolos de prevención a quienes estuvieron llegando a nuestro país procedentes del extranjero. Muchas personas pasaron las aduanas sin observar ningún filtro de sanidad, no se puede exponer de esa manera la salud de los mexicanos. Más grave aún con el sistema de salud tan precario que tenemos. Si algunos países de primer mundo están ahora enfrentando graves crisis por la abundante cantidad de contagiados, ¿qué podemos esperar del nuestro?”, increpó el Presbítero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *