UV trae obra de Luis Buñuel al Aula Clavijero

Roberto Ortiz Escobar 

02/03/2020, Xalapa, Ver.- Como parte de un programa de proyección de la Escuela de Cine Luis Buñuel, la Universidad Veracruzana (UV) exhibirá algunas de las cintas dirigidas por el cineasta de origen español (1900-1983), que realizó en México la mayor parte de su obra, iniciada con Gran casino (1947) y terminada con Simón del desierto (1965).

Después regresaría a Europa para rematar su filmografía con Ese oscuro objeto del deseo (Francia-España, 1977), donde empleó para el mismo protagónico femenino a dos actrices de diferente presencia erótica (Carole Bouquet y Ángela Molina). Su alter ego masculino continuó siendo aquí Fernando Rey, quien a través del personaje de Mathieu, planteó las inquietudes eróticas de un viejo, en sintonía con las obsesiones de un director que, para entonces, tenía 77 años y seguía festinando el surrealismo.  

Ciertamente cuando Buñuel llegó a México en los años cuarenta, ingresó a una industria donde florecía el churro fílmico. Sin embargo, en cada uno de sus proyectos salió airoso en cuanto a sus postulados creativos. Mucho tuvo que ver la fidelidad a sus convicciones argumentales, no obstante ajustarse a un modelo de producción maquilador. De ahí que siempre se ajustara a lo impuesto por la producción, sacando provecho en buena parte de su filmografía con planteamientos en contra de la moral establecida y de la religión católica, que anteponían el deseo como elemento liberador y catártico en una sociedad controladora de la sexualidad.  

Uno de los proyectos de mayor polémica en su momento fue Los olvidados (1950), duramente criticada por la intelectualidad mexicana de la época, donde se cuestionaba con desnudez feroz el tema de la orfandad adolescente en una colonia periférica de la Ciudad de México. Debió ganar el premio a mejor director en el Festival de Cannes para que la mirada sobre esta cinta empezara a cambiar.  

Ahora, considerada un clásico y nombrada por la UNESCO Memoria del Mundo, se entiende tanto resquemor al momento de su producción. Como el buen entomólogo que demostró ser, en Los olvidados Luis Buñuel describió con realismo apabullante la marginación familiar y socio económica de unos niños y jóvenes en la Ciudad de México. Reveladora y sobrecogedora la escena del sueño de vertiente surrealista de Pedro (Alfonso Mejía). 

Ante una realidad social donde la doble moral era el pan de todos los días, Buñuel filmó dos finales diferentes de la misma historia, anticipándose a una censura que podía meter tijera a su idea original. Afortunadamente la película se conoce con el final dramático de todos ubicable, no imponiéndose un final conciliador donde Pedro ingresaba de nueva cuenta a una granja-escuela. 

Esta obra mayúscula de Luis Buñuel será proyectada varios días a partir del martes 3 de marzo en el Aula Clavijero de Xalapa, en horario de 18:00 horas. La entrada es gratuita.  

VÍA: UV

Palabras clave

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.